lunes, 20 de mayo de 2013

The world is a freak

"The world is a freak" me gustaría definirlo como un hijo bastardo de Tesla, pues dos tercios de la banda Bar 7, son padres de Tesla y no son miembros menores hay están: Jeff Keith con esa voz tan inconfundible y Tommy Skeoch a la guitarra, de manera que lo que uno se puede encontrar en este álbum es una prolongación de la banda de Sacramento, no hay giros radicales en el estilo, ni nada que este fuera de sitio suena a Tesla por los cuatro costados, hay algunas incorporaciones modernas, como pueden ser loops de batería, algunos efectos electrónicos pero la esencia del rock and roll sigue ahí.
Fue publicado en el año 2000, en medio de ese período de diez años de sequia en estudio que medían entre "Bust a Nust" (1994) y "Into the now" (2004) y justo un año antes de que la banda original se reuniera de nuevo y lanzaran aquel fantástico documento en vivo al estilo de los viejos dobles Lp´s de los setenta llamado "Replugged live". El origen de este disco está en la voluntad de Jeff y Tommy de seguir creando música tras el "parón" de Tesla, así que entre 1996 y 1998 hicieron unos doscientos conciertos bajo el nombre de "Sofa Kings" creando este material, aunque al ser publicado el nombre del grupo pasaría a ser Bar 7, junto a los dos actores principales estaban otros tres músicos semi desconocidos pero que cumplen perfectamente con sus instrumentos Ray Hinkley a la guitarra rítmica, Steve Smith al bajo y Denis Bos a la batería.
El disco se publicó en junio del año 2000 en Estados Unidos con una portada distinta de la que luego tendría en Europa y sin ningún tipo de éxito.

 
Desde los acordes vitales y enérgicos del tema que abre el álbum "Freaked" el más hard rockero con ese toque que proporcionan las voces filtradas, hasta la final "American Dreams", nos encontraremos diez temas que no desentonarían en la discografía de Tesla, temas más duros como "4 leaf for clover" o la aceleración de "She Don´t", otros donde la dureza se combina con la melodía como "Cellofan" donde es el bajo el que marca toda la pauta de la canción, "Got a new life" uno de esos temas que empiezan con guitarras acústicas y goza de un estribillo coreable por el público, rematado por un solo de Tommy Skeoch marca de la casa. Por supuesto tampoco faltan las baladas en este caso representadas por "Ladybug", "Love is a such" o "All natural" o esa perfecta conclusión que es "American dream" un tema que comienza en una onda alegre con voces de fondo, armónicas, palmas, y hasta diría que se marcan un solo de mandolina, tras el cuál llegará una auténtica tormenta sónica en forma de solo eléctrico endureciéndose la canción y llevándolo por unos segundos hacía un tema de tintes "oscuros" o "siniestros" que vendrá a ser rescatado por esa guitarras acústicas que nos devolverán al tono alegre del principio.



Un álbum que los fans de Tesla deberían valorar y disfrutar por que hay mucha esencia de la banda esos 45 minutos.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar